¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

Hay una edad en la que nuestros chiquitos nos acribillan a preguntas: algunas sorprendentes, otras irrisorias, y muchas tantas inesperadas. “¿Por qué los perros ladran?”, “¿Por qué llueve?”, “¿Por qué la abuela tiene canas?”, “¿Por qué lloramos cuando estamos tristes?”, “¿Por qué el cielo es color celeste?”, “¿Por qué todos nos vamos a morir?”…
Por supuesto, los niños no admiten contestaciones evasivas del tipo “porque sí” o “porque no”; en ese caso, continuarán incansablemente los cuestionamientos hasta obtener una respuesta que los satisfaga.
No siempre es fácil responder, menos argumentar explicaciones entendibles a tan corta edad y su insistencia puede agobiarnos hasta llevarnos al límite de perder la paciencia… y ahí es cuando nosotros mismos nos preguntamos: “¿Por qué tantos porqués?”
Alrededor de los 3 años, la curiosidad los invade y necesitan conocer el mundo, entender el entorno que los rodea, comprender la realidad. Entonces, recurren a las personas en las que más confían para que los ayuden a tal fin, los acompañen en su crecimiento y los apoye en la adquisición de conocimientos.
Por eso, es muy importante no burlarse ni ridiculizarlo y dar respuestas verdaderas; porque está en juego no sólo el modo en el que el niño se relaciona con el mundo sino, también, la forma en la que se comunica con nosotros. Y deseamos que ambas sean positivas.
Así que, mamis y papis, a respirar profundo y a responder!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s