Mamá necesita tiempo… y espacio

Ir al baño sin compañía o con la puerta cerrada, mirar en la tele un programa que te gusta, escuchar una noticia que te interesa, llegar de trabajar y conversar un ratito con tu marido, concentrarte para leer algo, son actividades que quedan en el recuerdo cuando llegan los hijos.

Una vez que te convertís en madre, tu tiempo ya no es tuyo, pertenece a otros: los chicos, sus cosas, sus actividades, sus demandas… y, a veces, nos olvidamos de nosotras mismas o nos postergamos. “Tomarse cinco minutos y tomarse un té” no forma parte de nuestra rutina ni de nuestra planificación diaria. Hasta nos puede parecer un momento desperdiciado ¡con todo lo que hay que hacer!

Pero esa pausa es necesaria. Se trata de intervalo saludable. Encontrarlo (o recuperarlo) es todo un trabajo. Y su principal función es distraernos de las obligaciones, relajarnos, renovarnos, pensar, descansar…

No se trata sólo de tiempo, sino también de espacio. Los niños suelen ser apegados, disfrutan de estar cerquita: No sólo prefieren dormir en tu cama, mejor arriba tuyo. No sólo eligen comer al lado tuyo, mejor a upa. Y es maravilloso poder disfrutar de ese contacto estrecho, aunque de a ratos necesitemos distancia, o intimidad, o soledad (sin culpa si es posible).

Una hora de gimnasio un par de veces a la semana, una caminata al aire libre con música, un café con una amiga, un rato en la peluquería, un baño de inmersión ¡con la puerta cerrada!… Cuando los chicos están a cargo de otra persona y podemos desenchufarnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s