Vestir a los pequeños de la familia

Van empezando los días de calorcito y el cambio de estación viene acompañado de la renovación de los roperos de nuestros hijos. Porque, por más que nos pese, casi todo lo del año anterior les queda chico o está en pésimas condiciones.

Los que tienen hermanos o primos mayores pueden heredar alguna que otra prenda, siempre que sean del mismo sexo. Yo misma he guardado variedad de talles y modelos impecables de mi hija, que fueron inservibles años después con la llegada del varón. Detalles como las costuras de los jeans con hilos rosados o las florcitas, corazoncitos y maripositas, los hicieron francamente imposibles de ser reutilizados en casa.

Y es de tener en cuenta, que los precios de la ropa para los más chiquitos suele ser, a veces, irracional, aunque las mamás ya estamos acostumbradas, pero los papás no dejan de sorprenderse (o quejarse).

Una buena opción, y actual, es vender las prendas que ya no usan e invertir ese dinero en la actualización de los cajones. Como también comprar ropa usada que otras mamás venden en perfecto estado (conozco un site muy piola 🙂 ). Además, podemos reciclar y ser muy creativas.

Ya que comenzamos la nueva temporada y estamos por renovar placares, propongo intentar con ropa que sea linda, a la vez que funcional y cómoda tanto para los niños como para nosotras.

Primero, resignemos el blanco. Es muy bonito, les queda hermoso, pero les dura cinco minutos. Después, renegamos con manchas de pasto, chocolate o fibrones y seguimos gastando plata en quitamanchas y energía en refregados. (Vale para el amarillito, el rosa, celeste pálido, etc)

Segundo, evitemos telas duras, estampas gomosas, elásticos apretados, cuellos chicos, puños estrechos y todo lo que pueda generar protestas de la criatura. Puede ser una prenda muy linda y carísima, pero si se encaprichó que le molesta, no se la quiere poner nunca más.

Por último, elijamos ropa que sea apta para jugar. Ellos quieren (y necesitan) correr, saltar, tirarse al piso. Son niños. Bellos de punta en blanco. Bellos desarreglados, desprolijos, sucios y felices de haber jugado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s