“Mamá, pis”

Llegados los 2 años de nuestro pequeño, empezamos a evaluar la posibilidad de “sacarle” los pañales, o sea de que logre controlar esfínteres. Se trata de todo un proceso, caracterizado por la maduración física y psicológica del niño, y por nuestra ansiedad, muchas veces.

Existen un montón de cosas que pretenden colaborar en este camino: pañales tipo “pull-ups” o de aprendizaje, pelelas musicales y con los personajes de Disney, reductores de inodoro, libros de cuentos tipo “El calzoncillo de José”, “Chau pañales” o “El libro de los culitos” (No es chiste, aunque parezca).

También abuelas y tías opinólogas que mientras te ceban un mate te dicen “Este verano ya vas a tener que quitarle los pañales”, “Es vago para dejar los pañales como fue para caminar”, “La nenita de Juan de los Palotes es más chiquita y ya va al baño solita”. (Lamentablemente, tampoco es chiste. Que las hay, las hay.)

Lo cierto es que lo ideal es no empezar antes de que el niño muestre señales de estar preparado, no presionarlo. Va a llegar el momento en que se va a dar cuenta de que se hizo encima, se va a sentir incómodo, puede decir “pis” “pipí” “caca” o “popó” o te va a llevar de la mano para que lo cambies. Pronto, será en el momento preciso en que está haciendo. Y, luego, va a comenzar a avisar para que lo lleves al baño. Son etapas progresivas y de duración variable. Es importante respetarlas y acompañarlas.

Conclusión: No le vamos a SACAR los pañales. Él los va a DEJAR. Tranquila mamá, será a SU tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s