¿Para qué juegan los niños? Hoy escribe la Lic. Solange Zafran

Sabemos de la importancia del juego en los chicos. Nos lo dicen los pediatras, las maestras, en la televisión, las psicopedagogas, y también las psicólogas. Pero pocas veces nos lo pusimos a pensar realmente.

El juego es cosa “seria” para ellos. Si bien es lo más divertido, también es lo que a veces los acompaña, les permite transitar momentos difíciles, incluso elaborarlos, y otras tantas suplir funciones que faltan, y cerrar procesos que han quedado a medio camino.

Los vemos jugar a la “mamá y el papá”, armar escenas “del té”, abrazar y darles de comer con amor a los bebés, pero también pegarles a sus muñecos, sacarles las partes del cuerpo, gritarles que dejen de llorar, transformarse en doctores que operan o que curan heridas. Situaciones que a veces reflejan lo que viven, otras los que les gustaría vivir y otras tantas ya pasadas que dejaron su huella.

Nuestros niños, que no disponen de la palabra como los adultos, cuentan (¡si todo va bien!) con el juego para poder hacer algo con todo ello. Por eso, ofrecerles espacios de juego, juguetes y el tiempo para esto tiene un valor inmenso.

Entonces que nuestros hijos jueguen ya deja de tener tan solo el valor de divertirse, pasar el rato o dejarnos un tiempo libre para que hagamos nuestras cosas.

El juego es estructural y estructurante de la infancia, acompañarlos en esta “verdadera tarea” es darles el lugar de niños y abrirles la posibilidad de que sigan “trabajando en sus cosas, cosas de chicos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s